Expresar el potencial


Somos un potencial de inteligencia, afectividad y energía...  nuestra vida es como un proceso de actualización progresiva de este potencial. La plenitud nunca viene como resultado de una adquisición, sino que viene como resultado de una plena actualización de nuestro potencial.

Antonio Blay

 

A continuación presento un extracto del capítulo I del libro "El Arte de Ayudar" escrito por Claudia Casanovas y Felisa Chalcoff. Editorial granAldea.

 

Gracias a Claudia Casanova y Enzo Rossi me llegaron las enseñanzas de Antonio Blay sobre el potencial humano. En su libro, Claudia Casanova nos habla de una manera sencilla sobre la expresión del potencial.

"Diversas enseñanzas proponen que el ser humano está constituido por un núcleo central, su parte esencial... Muchos han tratado de describir esta esencia. Estas descripciones son siempre aproximativas: "un dedo que señala la luna, pero no la luna misma". Nos pueden ser útiles para ayudarnos a intuir la presencia de nuestra esencia, a percibir que siempre está ahí, que no tenemos que construirla sino reconocerla, porque es lo que somos profundamente.


Una de esas descripciones señala las tres cualidades básicas que tiene la vida en cualquiera de sus manifestaciones: inteligencia, afectividad y energía (Antonio Blay); sat-chit-ananda - realildad, consciencia, beatitud - para la filosofía oriental. Cada ser humano estaría conformado por estas tres energías o cualidades, tanto en el nivel físico como en el nivel psíquico y espiritual. Ésta sería nuestra esencia: tres distintos focos de nuestro ser que, en realidad, forman una unidad. Para comprenderlo mejor, vamos a explicarlos separadamente.


De nuestro foco de afectividad proviene toda la capacidad de sentir: empatía, alegría, compasión, también la conciencia de belleza y, sobre todo, la consciencia de unidad de la vida. Es gracia al aspecto amor que se percibe la unidad esencial que existe detrás de la multiplicidad de formas, objetos, seres; percibir la unidad del reino vegetal, por ejemplo, o la unidad de todos los seres humanos e incluso la unidad de toda la Tierra. Esta percepción de unidad es lo que calma la angustia de separación, de aislamiento, sentimiento que experimentamos, justamente, cuando vivimos lejos de nuestra esencia.


De nuestro foco de inteligencia proviene todos los procesos del pensar, analizar, comprender. Es una expresión de nuestra inteligencia todo lo que tienen que ver con el conocimiento, con poder observar y procesar datos, descubrir relaciones entre las cosas, el darse cuenta y la intuición. El contacto con este aspecto de nuestra esencia despierta y calma esta sed de saber quiénes somos profundamente, el por qué de la vida, el sentido de la existencia.


De nuestro foco de energía provienen todos los procesos relativos a la fuerza, la constancia, la seguridad, la vitalidad y, también, la solidez y estabilidad. El contacto con este aspecto de nuestra esencia calma esa sensación de inseguridad e impotencia, de ser como "una hoja al viento".


Vemos entonces, al ser humano como un eje con tres cualidades básicas que conforman su potencial esencial y se expresan en cada acto de su vida. Es algo con lo que todos nacemos y estamos invitados a desarrollar y expresar. Esta esencia no cambia, es siempre la misma; es potencial infinito que tiene como destino crear la vida concreta y expresarse en ella.


La expresión concreta de estas cualidades y su desarrollo va constituyendo nuestra manera de ser y de estar en el mundo: vivimos expresando nuestra esencia, lo sepamos o no. Todo lo que expresamos es parte de ella, viene de ella, es ella misma, el Sí Mismo que se va manifestando. No hay nada que nosotros podamos ser y hacer que no provenga de allí. ¿Amamos? ¿Disfrutamos al pintar un cuadro o cocinar una rica comida? Ese gozo proviene del foco de amor de nuestra esencia. ¿Comprendemos algo de nuestra esencia o de la vida de una galaxia? Esa comprensión proviene del foco de inteligencia de nuestra esencia. ¿Disfrutamos cuando comemos o danzamos? Toda esa energía que estamos utilizando también proviene de nuestra esencia. Quizás nos preguntemos por qué el ser humano expresa tan poco su esencia o yo profundo: en lugar de un amor universal, un amor pequeñito; en lugar de una comprensión amplia y profunda, una visión estrecha y limitada; y en lugar de una fuerza gozosa, una sensación de debilidad y endeblez. Aquí aparece la noción de "falsa personalidad" o "velo", una máscara que recubre y oculta el yo profundo y nos hace creer que no somos lo que somos - la esencia - y que somos lo que no somos, la falsa personalidad. Quizá el sentido de la existencia sea el de trabajar para desocultar lo velado y la escuela de la vida nos lo enseña a través de sus experiencias, si logramos aprender de ellas...


Cuando vamos expresando nuestro potencial crecemos, no sólo objetivamente en el sentido de tener más habilidades, sino también subjetivamente, en cuanto a ser más consciente de nosotros mismos. Expresar nuestro potencial de manera creativa nos va haciendo descubrir que somos, que existimos; y así vamos registrando un sentido interior de presencia. Inicialmente éste es fluctuante e inestable. Pero luego de un tiempo de trabajo interior dirigido al despertar de esta consciencia, iremos sintiéndonos más centrados en nuestra esencia, descubriendo y viviendo un estado de paz y libertad más esencial, más profundo, sintiendo que no dependemos totalmente de lo contingente de las situaciones concretas. Podemos vivir situaciones desagradables o dolorosas y, sin embargo, lo haremos en un marco de aceptación y entereza.


Llega un momento en el cual estar presentes se vuelve un objetivo primordial en nuestra vida. Esta consciencia de ser y existir es lo que Gurdjieff llamó Recuerdo de sí, una expresión que describe exactamente la experiencia: estamos presentes, sin olvido ni ausencia. Recordamos quiénes somos, nuestro Ser Esencial. También ha sido llamado El Testigo. En realidad, es simplemente la capacidad de estar aquí y ahora, despiertos, lúcidos, completos...


Claudia Casanova



Regístrate aquí y únete a la comunidad del entusiasmo

Únete a la aventura de recuperar el entusiasmo y realizar lo que eres

¿Deseas conocernos? Charlas/taller gratuitos en Barcelona


Escribir comentario

Comentarios: 0