Jugar para crecer y madurar. El jugar como vía de desarrollo personal

Por Enrique Aguilar

A través de entrar en el estado de juego practicamos poner la atención sobre experiencia del momento presente.

 

Las ideas y creencias que poseemos condicionan nuestra experiencia, condicionan nuestro pensar, nuestro sentir y nuestra acción. Operamos en nuestro día a día con ideas limitantes que se construyeron por repetición durante una etapa de la vida y se anclaron en nosotros. 



Sólo conseguiremos que estas ideas negativas pierdan fuerza, a través de la observación consciente de las mismas y el ejercitamiento de nuevas experiencias que despierten nuestras capacidades dormidas. Para ello, es importante poner el foco en crear experiencias que nos nutran y nos conduzcan al amor, a la vitalidad, a la claridad, etc. Y el jugar, tal y como nosotros lo orientamos, ofrece el medio óptimo para ello.


El juego expresivo, la risa profunda y la expresión con el arte nos permite empoderarnos para situarnos en la experiencia del aquí y ahora, activando la ternura, amor, alegría, fuerza, belleza, discernimiento y creatividad entre otras capacidades.

 

A través de la experiencia lúdica resulta más fácil practicar situarnos en el momento presente y armonizarnos. El juego es la acción por excelencia para disfrutar.



Regístrate aquí y únete a la comunidad del entusiasmo

Únete a la aventura de recuperar el entusiasmo y realizar lo que eres


Escribir comentario

Comentarios: 0