¿Risoterapia?... pero si yo ya me río

Por Enrique Aguilar

Existen muchos estilos de risoterapia, o dicho con otras palabras, el término de risoterapia sostiene en la actualidad diferentes interpretaciones y prácticas que difieren entre sí.

La risoterapia que enseño a mis alumnos/as se centra en vivir un proceso. Este proceso consiste en iniciar un movimiento hacia la deconstrucción de los personajes caracteriales que hemos ido creando para llegar a ser los adultos que somos. Y lo hacemos jugando como niños, volviendo a ese estadio donde todavía éramos libres de expresarnos sin miedo al juicio del otro.

La risoterapia que yo practico y enseño es una propuesta para reencontrarnos con nuestra esencia. Y para ello, no hay mejor manera que volver a jugar, volver al niño que fuimos, recuperar la frescura expresiva de la infancia. Jugar, con consciencia, puede convertirse en el comienzo de un profundo proceso de transformación, el inicio de un camino espiritual.

Llevo años viendo a grupos de adultos jugando en las sesiones de risoterapia. Y ante la humanidad que nos muestran los medios de comunicación, he tenido y tengo el privilegio de ser testigo cada semana de una humanidad capaz de celebrar la vida, de cooperar en lugar de competir, en crear en lugar de destruir. Grupos de adultos que al reír francamente y expresar la alegría sin miedo se conectan a sus corazones. Entonces el encuentro humano es unidad y la diferencia y el juicio se disipa por un momento. Entonces una nueva realidad es creada.

Escribir comentario

Comentarios: 0