Enrique Aguilar Ferraz


Mi aportación es acompañar a las personas a que descubran, por sí mismas, la esencia creativa que hay detrás de las creencias y acciones que les provocan sufrimiento. Una de mis habilidades principales es relacionar cosas aparentemente inconexas y luego explicarlas de una manera sencilla, facilitándole el entendimiento a otras personas.

 

Mi trabajo es proporcionar experiencias y entornos, con las condiciones que yo llamo "Ecología del potencial humano", para:

  • soltar obstáculos,
  • conectar con la autenticidad,
  • expandir lo que se es,
  • Y ser el artista creador de la vida propia.

 






Nací en la isla de la Palma en 1969 y crecí en La Laguna- Tenerife. Actualmente resido en Barcelona. 

 

Como otros muchos no encajé en la escuela, una dislexia no diagnosticada, provocó que tuviera muchas dificultades en seguir el proceso de enseñanza tal y como lo presentaban. Tenía un miedo espantoso a que me juzgaran como tonto por no leer ni escribir como mis compañeros. Así que hice todo lo posible para que nadie se enterara de mis dificultades pasando desapercibido y desarrollando otras habilidades. 

 

Quizás por eso, a los 18 años comencé a acompañar a niños como monitor de tiempo libre y a los 23 años comencé a trabajar en un colegio tras acabar los estudios universitarios de magisterio. Quizás por eso, desde los 18 años puse mis capacidades creativas al servicio de generar experiencias para que los niños aprendieran y disfrutaran por sí mismos. Era el monitor innovador que creaba juegos inéditos para los niños en los campamentos (lo que nadie sabía es que para mí era horrible buscar los juegos en los libros, así que cerraba los ojos, y los juegos aparecían en mi imaginación).

 

Fui el maestro joven que llevaba a los niños a la plaza del mercado para que lo descubrieran por sí mismo, construimos huertos, hicimos viajes... El mismo maestro joven que a los 4 años de experiencia docente la institución educativa mermó su entusiasmo.

 

Desencantado exploré en el ámbito de la educación no formal: formación de profesores, formación de monitores de tiempo libre, formación ocupacional, etc... A medida que iba acumulando más experiencias en el entorno educativo, más perdido  y más desilusionado me encontraba. Decidí cambiar de profesión y para ello me licencié en Ciencias Ambientales. 

 

Mi intención era alejarme de la educación pero casi sin reflexión me vi trabajando como profesor de ciencias en la enseñanza secundaria y realizando un doctorado en educación ambiental. Después de un año como profesor en un centro concertado y comprender que estaba colaborando con un proceso de domesticación de los niños y jóvenes, decidí abandonar definitivamente educación reglada.

 

Hoy sé que la escuela que yo viví como niño y la escuela que viví como maestro, se sustenta desde una ecología hostil al estar sostenida por el miedo, el juicio y la competitividad. Esta hostilidad es el principal obstáculo para que el ser humano desarrolle con plenitud sus capacidades. En general, creemos que ir al colegio va a suponer el medio a través del cual vamos aprender lo que necesitamos para desenvolvernos en el futuro. Esto es falso. El proceso escolar basado en la introyección de contenidos es una limitación del desarrollo de las extraordinarias capacidades que todo ser humano posee. El proceso escolar tal y como lo estamos viviendo es una larga interferencia en el desarrollo humano. 

 

A los 33 años inicié un proceso de transformación personal que me condujo a una vida orientada y decidida por mí mismo. Este proceso fue catalizado por un profundo contacto con la naturaleza y por volver a jugar. La recuperación del juego en mi vida despertó una enorme necesidad de expresarme por lo que busqué diferentes disciplinas artísticas como la pintura, la escritura y el movimiento. Así, pude dar salida a esta necesidad que surgía de mis adentros. En aquel entonces tenía una vida seria, correcta y encorsetada de adulto, volver a jugar me ayudó a recuperar la percepción de que todo es posible.

 

Desde entonces mi empeño es acompañar a personas a que recuperen lo que la escuela les ocultó y crear procesos vivenciales para que los adultos actualicen su potencial. 

 

Creo que confiar sólidamente en la naturaleza del ser humano es lo que nos hará evolucionar. Para ello, es urgente que la educación se transforme en otra cosa. Mi aportación la expreso a través de la herramienta que he creado: el Coaching Lúdico


Breve curriculum

Formación académica:

  • Diplomado en Magisterio en la Universidad de La Laguna.
  • Licenciado en Ciencias Ambientales por la Universidad de Granada. 
  • Cursos del Doctorado Interuniversitario de Educación Ambiental.  Programa interuniversitario

 

Formación no académica:

  • Máster en Educación Ambiental
  • Máster en Arteterapia y Desarrollo Humano (ISPA- Barcelona)
  • Diplomado en Risoterapia y Dinámica de la Risa (Salud Inteligente-Barcelona), 
  • Terapia Gestalt (Institut Gestalt de Barcelona). 
  • Formado en Semiología de la expresión y Educación Creadora (Diraya-Bilbao)
  • Formado en Coaching (EFIC)
  • Inquieto por aprender, simpatizo y conozco a un nivel de exploración personal: el Couselling Transpersonal basado en las enseñanzas de Antonio Blay (Escuela de Claudia Casanova y Vicenzo Rossi), los 5 ritmos, el movimiento auténtico, la visión sistémica de las Constelaciones Familares, la PNL, la bioenergética, las meditaciones dinámicas de Osho, chamanismo (método de Michael Harner), el movimiento expresivo de Río Abierto y Centros de Energía, , y diversos trabajos centrados en la respiración y la meditación.

 

Mi trayectoria profesional:

He trabajado como maestro de primaria y secundaria, formador de educadores de tiempo libre, formador de profesores, técnico ambiental, director de Escuelas Taller y Casas de Oficio, consultor/formador de desarrollo personal, arteterapeuta, risoterapeuta y terapeuta gestáltico en consulta individual.

 

En la actualidad mi centro de interés profesional es el coaching lúdico.