El coach lúdico


Recuperar la experiencia por el disfrute mismo de realizarla es algo más profundo de lo que parece. 

 

La pérdida del entusiasmo natural e instintivo debido a la educación genera una vida orientada al sacrificio y a los "deberías"

 

Hemos normalizado la vida con una alta dosis de sufrimiento,  ¿Se podría evitar?

El Coach Lúdico es un especialista en el arte de dinamizar grupos a través de la experiencia lúdica, es una persona que comprende en profundidad la importancia que tiene que los adultos recuperen su espíritu lúdico, y que se respete el juego espontáneo de los niños.

 

Como Claudio Naranjo afirma, vivimos en una sociedad dominada por la mentalidad patriarcal. Se trata de una energía competitiva, agresiva, de dominación (dominación del hombre a la mujer, dominación de los adultos a los infantes, dominación a otros seres vivos, dominación de un país a otro…) y también, se trata de una energía orientada a los resultados a corto plazo. Con esta energía la sociedad construye toda su estructura: economía, política, educación, etc.

 

Como ya sabes todas estas estructuras sociales están en crisis. En el trasfondo, lo que está en crisis es seguir operando desde esta mentalidad patriarcal. 

 

Esta energía se hace fuerte suprimiendo de las personas su capacidad de gozar, de sentir placer, su espíritu lúdico, su capacidad de guiarse por su instinto y por su corazón. Al suprimir estas cualidades, el ser humano se vuelve agresivo, competitivo, dominante, rígido y sólo piensa en términos de resultados inmediatos y egocentrados. La expresión colectiva de todo esto es la sociedad tal y como la conocemos. Una sociedad que tiende hacia la autodestrucción.

 

Para que la sociedad se armonice debe integrar la energía femenina y para que esto se dé un número importante de hombres y mujeres deben hacer este trabajo en sí mismas.

 

El coach lúdico es un profesional que trabaja en esta dirección

  • Su trabajo es ayudar a las personas a que recuperen su capacidad de gozar de la vida, además de conseguir cosas de la vida.

  • Que redescubran la fuerza del entusiasmo además de la motivación de lo competitivo.

  • Que reconozcan sus talentos y singularidades, tomando consciencia de que no es necesario negar la cualidades de los otros.

  • A disfrutar de la diferencia en lugar de sentirse amenazados por ella.

  • A disfrutar de los procesos y no sólo mirar los resultados

  • A despertar la capacidad creativa de cada persona

  • Ayudar a los grupos a cohesionarse para cumplir con sus fines disfrutando del proceso.


Cuando un adulto recupera su espíritu lúdico:


  • Gana flexibilidad a todos los niveles
  • Mejora su capacidad de adaptarse a los cambios
  • Amplía significativamente la capacidad de innovación
  • Mejora significativamente su capacidad expresiva
  • Actualiza el potencial relacional y la capacidad de empatía
  • Se predispone de manera natural a movilizar los talentos propios.
  • Gana confianza en su singularidad.
  • Sus acciones y decisiones se conectan con el interés personal
  • El entusiasmo se convierte en la brújula para orientar la vida.
  • El juicio y la crítica hacia los demás pierde fuerza.
  • La autocensura se debilita.
  • El juicio y la crítica del otro no tiene tanta importancia.
  • Se gana confianza en asumir riesgos y se relativiza el miedo a equivocarse.
  • Restablece la capacidad de aprender por sí mismo a través de la experiencia.
  • Se produce un afinamiento de la inteligencia.
  • Y sobre todo disfruta de los momentos de la vida.